CÓMO EVALUAR ARGUMENTOS A PARTIR DE UNA DEFINICIÓN - EL CASO PLUTÓN

En la entrada anterior señalaba que  los argumentos a partir de una definición pueden seguir una versión positiva o una negativa. Veamos:

Esquema positivo del argumento a partir de una definición:
Premisa 1: Según la definición, D, para ser (o tener la propiedad) X se requiere tener las características a, b, c
Premisa 2: A tiene las característica (a, b, c) que requiere la definición D
Conclusión: Por lo tanto, A es un (o tiene la propiedad) X

Esquema negativo del argumento a partir de una definición:
Premisa 1: según la definición, D, para ser (o tener la propiedad) X se requiere tener las características a, b, c
Premisa 2: A no tiene todas las característica que requiere la definición D
Premisa 3: por lo tanto, A no es un (o no tiene la propiedad) X

¿Cómo evaluar los argumentos a partir de una definición? La manera más práctica es mediante preguntas críticas:

(1) En el contexto del argumento o la discusión, ¿es aceptable esa definición D?
(2) ¿Realmente A tiene (o no tiene) las características que requiere la definición? ¿Las características descritas realmente corresponden (o no corresponden) con los criterios de la definición?
(3) ¿Pudiera A ser clasificado de manera distinta por otra definición aceptable en el contexto de la discusión?

Por ejemplo, de acuerdo con la definición de la Unión Astronómica Internacional (UAI), un planeta es aquel objeto que tiene las siguientes características:

a) orbita alrededor de una estrella (en nuestro caso, el Sol);
b) tiene suficiente masa para adquirir una forma prácticamente redonda (equilibrio hidrostático).
(c) ha limpiado su vecindario (su zona orbital) de otros objetos (es decir, tiene dominancia gravitacional).

Aplicando la versión negativa del argumento a partir de una definición se puede determinar que Plutón no es un planeta:

Premisa 1: según la definición tradicional, para ser planeta se requiere tener las características a, b y c.
Premisa 2: Plutón tiene las características a y b, pero no tiene la característica c.
Conclusión: por lo tanto, Plutón no es un planeta.





Algunos científicos consideran que la definición de la UAI, especialmente el criterio c (barrer la zona gravitacional), es arbitraria. Una de las objeciones específicas que ha sido formulada es que la Tierra, Marte, Júpiter y Neptuno tampoco cumplen con ese criterio (no han barrido totalmente su zona).

Esta objeción pertenece, en principio, al ámbito de la segunda pregunta: los planetas mencionados no cumplen con los criterios de la nueva definición. Lo interesante, sin embargo, es que tal señalamiento es usado para justificar que no es aceptable la definición (primera pregunta), pues sería absurdo que la Tierra, Marte, Júpiter y Neptuno no fuesen considerados planetas (en este caso se usa otro esquema, llamado argumento por reducción al absurdo –en su momento lo estudiaremos con más detalle–).

El problema de la objeción contra el criterio c es que la UAI no pretendía que los planetas barrieran su zona totalmente. Esto es imposible por (al menos) dos razones, una física y otra metodológica. La razón física es que las fuerzas gravitacionales siempre están perturbando las órbitas de asteroides y cometas, de manera que es posible que se crucen con las órbitas de los planetas. La razón metodológica es, llanamente, que no se puede asegurar que una órbita ha sido barrida totalmente: aunque se haga un inventario muy detallado, siempre es posible que algún objeto se escape del inventario o no haya sido descubierto. 

De hecho, el criterio c es mucho más preciso y complejo que la formulación literal de la redefinición de la UAI. Se usan varios métodos para determinar una medida de «limpieza» de la órbita del candidato a planeta; si la medida es superior a cierto valor numérico (el valor depende del método aplicado), entonces el candidato a planeta cumple con el criterio c. Los ocho planetas tradicionales (excluyendo a Plutón) cumplen con los valores mínimos en cada uno de los métodos. En cambio, Plutón (y otros planetas enanos como Ceres, Eris, Haumea y Makemake) no cumple con las medidas requeridas.




- Pocos meses antes de la redefinición, la sonda New Horizons partió con destino a Plutón, iba rumbo a un planeta. Después de diez largos años, la New Horizon se aproximó a su destino, ya entonces un planeta enano. De los datos que envió la sonda pudimos conocer que Plutón no era un mundo muerto y aburrido, sino activo, de una belleza misteriosa, con montañas de hielo, destellos azules en su cielo y, posiblemente, criovolcanes. Muchos alzaron su voz para pedir otra redefinición: ¡queremos que Plutón sea nuevamente un planeta! … Plutón siguió su rumbo, impasible, sereno, en las penumbras del sistema solar.  


Fuentes:
Eureka. Las Sorpresas de Plutón que nos descubrió la New Horizon hace un año. http://danielmarin.naukas.com/2016/07/15/las-sorpresas-de-pluton-que-nos-descubrio-la-new-horizons-hace-un-ano/
Wikipedia. Pluto - https://en.wikipedia.org/wiki/Pluto
Wikipedia. Clearing the neighbourhood. 
https://en.wikipedia.org/wiki/Clearing_the_neighbourhood
Douglas Walton (2008) Arguing from Definition to Verbal Classification: The Case of Redefining 'Planet' to Exclude Pluto. En Informal Logic.
Douglas Walton - (1996). Argumentation schemes for presumptive reasoning. New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates.