ANÁLISIS DE UN ARGUMENTO POR LAS CONSECUENCIAS EN CONTRA DE LA LEGALIZACIÓN DEL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

En la página tfpstudentaction.com (una agrupación de jóvenes estudiantes que, en sus palabras, defienden y promueven los valores morales en los campus universitarios y más allá) se brindan una serie de argumentos en contra de la legalización del matrimonio homosexual. En lo siguiente haremos un sucinto análisis de uno de los argumentos. La traducción es mía.

En primer lugar, el título del artículo es: 10 razones por las que el «matrimonio» homosexual es perjudicial y debemos oponernos (10 Reasons Why Homosexual “Marriage” is Harmful and Must be Opposed). Ese título ya nos indica dos cosas: (1) que la posición que mantiene la agrupación es en contra de la permisión o legalización del matrimonio homosexual; (2) que consideran que legalizarlo tiene consecuencias negativas (perjudiciales). ¿Cuáles son esas consecuencias perjudiciales? Señalaré una sola de ellas, para tomarlo de ejemplo de argumento por las consecuencias.

Una de las razones que mencionan es: (el matrimonio homosexual) le niega a los niños un padre o una madre. Esto lo desarrollan de la siguiente manera:

Está en los mejores intereses del niño el ser criado bajo la influencia de su padre y madre biológicos. Esta regla es confirmada por las evidentes dificultades enfrentadas por muchos niños que son huérfanos o son criados por uno solo de sus padres, algún pariente o por un padre (o madre) adoptivo.
La infortunada situación de esos niños será la norma para todos los niños de un «matrimonio» del mismo sexo. Un niño en un «matrimonio» del mismo sexo será siempre privado o de su madre o de su padre natural. Será necesariamente criado por una parte que no tiene relación sanguínea con él. Siempre estará privado o de una figura paterna o de una figura materna.  

No vamos a reconstruir paso a paso el argumento antes citado. En líneas generales, lo que señala es que los niños en matrimonios de un mismo sexo son privados de uno de los dos padres biológicos y que eso es perjudicial para el niño. Se concluye, entonces, que no debe permitirse el matrimonio homosexual.

Hagámonos las tres preguntas de evaluación para este argumento por las consecuencias (negativas):

(1) ¿Cuál es el nivel del perjuicio o beneficio de las supuestas consecuencias?

Muchos niños se crían con uno solo de sus padres. Aunque aceptásemos que no es la situación ideal y que puede perjudicar al niño, tampoco pareciera ser una consecuencia tan grave para la mayoría de los niños. Ahora bien, el caso de niños criados por parejas homosexuales no es comparable, porque aquí estamos hablando de que el niño sí es criado por una pareja, no por un solo individuo. No es lo mismo ser criado por uno solo de los padres (sin más ayuda), que ser criado por uno de los padres más otra persona. Si acaso es perjudicial, este último caso debe de serlo mucho menos, especialmente si la nueva persona toma un rol activo en la crianza.

Por otra parte, aunque no fuese permitido el matrimonio homosexual, lo más plausible es que las parejas homosexuales seguirían criando a los niños que sean hijos de uno de sus integrantes. Desde ese punto de vista, no parece perderse nada permitiendo el matrimonio homosexual.

(2) ¿Hay posibles consecuencias contrarias a las citadas que puedan tener más valor?

Supongamos que no se permite el matrimonio homosexual. En ese caso, la inestabilidad de las parejas homosexuales tendería a ser mayor. Los niños criados en el seno de tales parejas sin permiso para contraer matrimonio estarían en una situación más vulnerable.

Esta consecuencia negativa de no permitir el matrimonio homosexual parece ser más perjudicial. Y, además, es muy plausible que suceda, porque en el caso de los niños que son hijos biológicos de uno de los integrantes de la pareja, normalmente serán criados por la pareja, aunque no se les permita contraer matrimonio.

Un argumento parecido al anterior fue expresado por la Corte Suprema de Estados Unidos en la sentencia que permitió el matrimonio homosexual (Obergefell v. Hodges) -traducción mía-:

Un tercer fundamento para proteger el derecho a contraer matrimonio es que protege a los niños y las familias y, por lo tanto, extrae significado de los derechos conexos de crianza, procreación y educación. ... Sin el reconocimiento, la estabilidad y la predictibilidad que ofrece el matrimonio, los niños sufren el estigma de saber que sus familias son de alguna manera inferiores.

(3) ¿Qué tan plausible/probable es que tenga lugar las consecuencias señaladas?

Al parecer es poco, o nada, plausible que realmente se perjudique a los niños de matrimonios del mismo sexo. Esto lo afirmo sobre la base de varias investigaciones científicas.

Por un lado, el sociólogo Timothy Biblarz de la Universidad Southern California ha concluido que (1) no hay un perjuicio en la crianza de hijos por uno solo de los padres; (2) no hay diferencias notables en la crianza según el género. Por otro lado, una investigación llevada a cabo por la Universidad de Denver concluyó que no hay diferencias entre niños criados en familias heterosexuales y homosexuales.

En conclusión, el argumento contra el matrimonio homosexual que hemos estudiado no pasa ninguna de las preguntas de evaluación del esquema de argumentación por las consecuencias. Luego, no es un buen argumento.

Fuentes: